Inicio
MCTA
Predicaciones Principales Dominicales.

Predicaciones 2011
UNA IGLESIA QUE ASPIRA A LA MADUREZ
Por Ernesto Jiménez Hernández
Tlahuelilpan Hgo. 6 de Marzo de 2011

TEXTO BASE: Ez. 47:12 Y junto al río, en la ribera, a uno y otro lado, crecerá toda clase de árboles frutales; sus hojas nunca caerán, ni faltará su fruto. A su tiempo madurará, porque sus aguas salen del santuario; y su fruto será para comer, y su hoja para medicina.

1. Árboles frutales. Is. 61:3 a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.
(Habrán árboles en la Iglesia que solamente son de esos que producen basura?)
Mat. 3:10 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego.
2. Sus hojas no caerán. Salm. 1:3a Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,
Mar. 11:13 Y viendo de lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si tal vez hallaba en ella algo; pero cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos.
Mar. 13:28 ¶ De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.
3. Madurez a su tiempo. Ecl. 3:1 ¶ Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.
Ecl. 3:2 Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado;
Sal 1,3b Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.

4. Frutos para comer. Jn. 15:8 En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.
Mar. 11:12 ¶ Al día siguiente, cuando salieron de Betania, tuvo hambre.
Mar. 11:13 Y viendo de lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si tal vez hallaba en ella algo; pero cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos.
Mar. 11:14 Entonces Jesús dijo a la higuera: Nunca jamás coma nadie fruto de ti. Y lo oyeron sus discípulos.
Mar. 11:20 ¶ Y pasando por la mañana, vieron que la higuera se había secado desde las raíces.
Mar. 11:21 Entonces Pedro, acordándose, le dijo: Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.
Mar. 11:22 Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios.

5. Hojas para medicina. Prov. 3:7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal;
Prov. 3:8 Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.
Prov. 3:9 ¶ Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos;
Prov. 3:10 Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto.
Prov. 4:20 ¶ Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones.
Prov. 4:21 No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón;
Prov. 4:22 Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo.
Prov. 12:18 Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina.
Por Ernesto Jiménez Hernández
Tlahuelilpan Hgo. 6 de Marzo de 2011

TEXTO BASE: Ez. 47:12 Y junto al río, en la ribera, a uno y otro lado, crecerá toda clase de árboles frutales; sus hojas nunca caerán, ni faltará su fruto. A su tiempo madurará, porque sus aguas salen del santuario; y su fruto será para comer, y su hoja para medicina.

1. Árboles frutales. Is. 61:3 a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.
(Habrán árboles en la Iglesia que solamente son de esos que producen basura?)
Mat. 3:10 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego.
2. Sus hojas no caerán. Salm. 1:3a Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,
Mar. 11:13 Y viendo de lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si tal vez hallaba en ella algo; pero cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos.
Mar. 13:28 ¶ De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.
3. Madurez a su tiempo. Ecl. 3:1 ¶ Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.
Ecl. 3:2 Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado;
Sal 1,3b Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.

4. Frutos para comer. Jn. 15:8 En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.
Mar. 11:12 ¶ Al día siguiente, cuando salieron de Betania, tuvo hambre.
Mar. 11:13 Y viendo de lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si tal vez hallaba en ella algo; pero cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos.
Mar. 11:14 Entonces Jesús dijo a la higuera: Nunca jamás coma nadie fruto de ti. Y lo oyeron sus discípulos.
Mar. 11:20 ¶ Y pasando por la mañana, vieron que la higuera se había secado desde las raíces.
Mar. 11:21 Entonces Pedro, acordándose, le dijo: Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.
Mar. 11:22 Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios.

5. Hojas para medicina. Prov. 3:7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal;
Prov. 3:8 Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.
Prov. 3:9 ¶ Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos;
Prov. 3:10 Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto.
Prov. 4:20 ¶ Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones.
Prov. 4:21 No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón;
Prov. 4:22 Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo.
Prov. 12:18 Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina.
Por Ernesto Jiménez Hernández
Tlahuelilpan Hgo. 6 de Marzo de 2011

TEXTO BASE: Ez. 47:12 Y junto al río, en la ribera, a uno y otro lado, crecerá toda clase de árboles frutales; sus hojas nunca caerán, ni faltará su fruto. A su tiempo madurará, porque sus aguas salen del santuario; y su fruto será para comer, y su hoja para medicina.

1. Árboles frutales. Is. 61:3 a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.
(Habrán árboles en la Iglesia que solamente son de esos que producen basura?)
Mat. 3:10 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego.
2. Sus hojas no caerán. Salm. 1:3a Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,
Mar. 11:13 Y viendo de lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si tal vez hallaba en ella algo; pero cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos.
Mar. 13:28 ¶ De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.
3. Madurez a su tiempo. Ecl. 3:1 ¶ Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.
Ecl. 3:2 Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado;
Sal 1,3b Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.

4. Frutos para comer. Jn. 15:8 En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.
Mar. 11:12 ¶ Al día siguiente, cuando salieron de Betania, tuvo hambre.
Mar. 11:13 Y viendo de lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si tal vez hallaba en ella algo; pero cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos.
Mar. 11:14 Entonces Jesús dijo a la higuera: Nunca jamás coma nadie fruto de ti. Y lo oyeron sus discípulos.
Mar. 11:20 ¶ Y pasando por la mañana, vieron que la higuera se había secado desde las raíces.
Mar. 11:21 Entonces Pedro, acordándose, le dijo: Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.
Mar. 11:22 Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios.

5. Hojas para medicina. Prov. 3:7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal;
Prov. 3:8 Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.
Prov. 3:9 ¶ Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos;
Prov. 3:10 Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto.
Prov. 4:20 ¶ Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones.
Prov. 4:21 No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón;
Prov. 4:22 Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo.
Prov. 12:18 Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina.
EL PROPÓSITO DE LA EDIFICACIÓN
Por Ernesto Jiménez
Tlahuelilpan Hgo. 23 de enero de 2011

TEXTO BASE: EF 2,21 “en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor”

Para que una Iglesia sea edificada, debe comprender primero el propósito de le dificación en los distintos aspectos que le atañen tal como se ha estado compartiendo en nuestra escuela dominical en el transcurso del presente mes. En cuanto al contexto de la Carta a los Efesios encontramos el propósito de la edificación de la Iglesia en lo siguiente:
1. La conversión de los gentiles.
Efes. 3:1 ¶ Por esta causa yo Pablo, prisionero de Cristo Jesús por vosotros los gentiles;
Efes. 3:2 si es que habéis oído de la administración de la gracia de Dios que me fue dada para con vosotros;
Efes. 3:3 que por revelación me fue declarado el misterio, como antes lo he escrito brevemente,
Efes. 3:4 leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo,
Efes. 3:5 misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu:
Efes. 3:6 que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio,
Efes. 3:7 del cual yo fui hecho ministro por el don de la gracia de Dios que me ha sido dado según la operación de su poder.
2. El misterio de Dios, el llevar a todos los pueblos la salvación.
Efes. 3:8 ¶ A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo,
Efes. 3:9 y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas;
Efes. 3:10 para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales,
Efes. 3:11 conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor,
Efes. 3:12 en quien tenemos seguridad y acceso con confianza por medio de la fe en él;
Efes. 3:13 por lo cual pido que no desmayéis a causa de mis tribulaciones por vosotros, las cuales son vuestra gloria.
3. Juntos conocer todas las dimensiones de lo relacionado a Dios. Efes. 3:14 ¶ Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo,
Efes. 3:15 de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra,
Efes. 3:16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;
Efes. 3:17 para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor,
Efes. 3:18 seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura,
4. Conocer el amor de Cristo que da la plenitud.
Efes. 3:19 y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.
5. Debe haber consciencia que Dios rebasará aquello a lo que se aspire.
Efes. 3:20 ¶ Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros,
Efes. 3:21 a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.
--ESTUDIO ESPECIAL--
UN APÓSTOL Y LAS IGLESIAS
Por Ernesto Jiménez Hernández
Tetepango Hgo. 5 de diciembre de 2010

TEXTO BASE: Hech. 9:31 ¶ Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo.

1. La preocupación por las Iglesias. 2Cor. 11:28 y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias. 2Cor. 11:29 ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno?
2. Los enviados transmiten la enseñanza apostólica. 1Cor. 4:17 Por esto mismo os he enviado a Timoteo, que es mi hijo amado y fiel en el Señor, el cual os recordará mi proceder en Cristo, de la manera que enseño en todas partes y en todas las iglesias.
3. El gozo por los enviados que son alabados en las Iglesias. 2Cor. 8:18 Y enviamos juntamente con él al hermano cuya alabanza en el evangelio se oye por todas las iglesias;
4. Tetepango como Tesalónica. 2Tes. 1:4 tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis.
PREPARANDO LA CASA DE DIOS
Por Ernesto Jiménez
Tlahuelilpan Hgo., a 5 de diciembre de 2010

TEXTO BASE: Esdr. 7:10 “Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos”.

1. Se requiere un ministro que sea diligente. Esdr. 7:6 “este Esdras subió de Babilonia. Era escriba diligente en la ley de Moisés, que Jehová Dios de Israel había dado; y le concedió el rey todo lo que pidió, porque la mano de Jehová su Dios estaba sobre Esdras”.
2. Se necesita apoyo para el ministro. Esdr. 7:7 “Y con él subieron a Jerusalén algunos de los hijos de Israel, y de los sacerdotes, levitas, cantores, porteros y sirvientes del templo, en el séptimo año del rey Artajerjes”.
3. Como debe hacer el ministro para que Dios esté con él. Esdr. 7:8-10 “Y llegó a Jerusalén en el mes quinto del año séptimo del rey. Porque el día primero del primer mes fue el principio de la partida de Babilonia, y al primero del mes quinto llegó a Jerusalén, estando con él la buena mano de Dios. Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos”.
4. Hay un designio específico para preparar. Esdr. 7:11-13 “Ésta es la copia de la carta que dio el rey Artajerjes al sacerdote Esdras, escriba versado en los mandamientos de Jehová y en sus estatutos a Israel: Artajerjes rey de reyes, a Esdras, sacerdote y escriba erudito en la ley del Dios del cielo: Paz. Por mí es dada orden que todo aquel en mi reino, del pueblo de Israel y de sus sacerdotes y levitas, que quiera ir contigo a Jerusalén, vaya”.
5. Debe haber un enviado respaldado. Esdr. 7:14-16 “Porque de parte del rey y de sus siete consejeros eres enviado a visitar a Judea y a Jerusalén, conforme a la ley de tu Dios que está en tu mano; y a llevar la plata y el oro que el rey y sus consejeros voluntariamente ofrecen al Dios de Israel, cuya morada está en Jerusalén, y toda la plata y el oro que halles en toda la provincia de Babilonia, con las ofrendas voluntarias del pueblo y de los sacerdotes, que voluntariamente ofrecieren para la casa de su Dios, la cual está en Jerusalén”.
Jn. 7:18 “El que habla por su propia cuenta, su propia gloria busca; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y no hay en él injusticia”.
6. La Casa del Señor debe estar preparada con la máxima adoración a Dios. Esdr. 7:17-23 “Comprarás, pues, diligentemente con este dinero becerros, carneros y corderos, con sus ofrendas y sus libaciones, y los ofrecerás sobre el altar de la casa de vuestro Dios, la cual está en Jerusalén. Y lo que a ti y a tus hermanos os parezca hacer de la otra plata y oro, hacedlo conforme a la voluntad de vuestro Dios. Los utensilios que te son entregados para el servicio de la casa de tu Dios, los restituirás delante de Dios en Jerusalén. Y todo lo que se requiere para la casa de tu Dios, que te sea necesario dar, lo darás de la casa de los tesoros del rey. Y por mí, Artajerjes rey, es dada orden a todos los tesoreros que están al otro lado del río, que todo lo que os pida el sacerdote Esdras, escriba de la ley del Dios del cielo, se le conceda prontamente, hasta cien talentos de plata, cien coros de trigo, cien batos de vino, y cien batos de aceite; y sal sin medida. Todo lo que es mandado por el Dios del cielo, sea hecho prontamente para la casa del Dios del cielo; pues, ¿por qué habría de ser su ira contra el reino del rey y de sus hijos?”
7. Todos los servidores tienen una bendición especial. Esdr. 7:24 “Y a vosotros os hacemos saber que a todos los sacerdotes y levitas, cantores, porteros, sirvientes del templo y ministros de la casa de Dios, ninguno podrá imponerles tributo, contribución ni renta”.
8. Se deben preparar líderes y establecerlos. Esdr. 7:25-28 “Y tú, Esdras, conforme a la sabiduría que tienes de tu Dios, pon jueces y gobernadores que gobiernen a todo el pueblo que está al otro lado del río, a todos los que conocen las leyes de tu Dios; y al que no las conoce, le enseñarás. Y cualquiera que no cumpliere la ley de tu Dios, y la ley del rey, sea juzgado prontamente, sea a muerte, a destierro, a pena de multa, o prisión. Bendito Jehová Dios de nuestros padres, que puso tal cosa en el corazón del rey, para honrar la casa de Jehová que está en Jerusalén, e inclinó hacia mí su misericordia delante del rey y de sus consejeros, y de todos los príncipes poderosos del rey. Y yo, fortalecido por la mano de mi Dios sobre mí, reuní a los principales de Israel para que subiesen conmigo”.
EL APRECIO HACIA LA CONSAGRACIÓN
Por Ernesto Jiménez Hernández
Tlahuelilpan Hgo., a 28 de Noviembre de 2010

TEXTO BASE: 1 S 16,1 “Dijo Jehová a Samuel: ¿Hasta cuándo llorarás a Saúl, habiéndolo yo desechado para que no reine sobre Israel? Llena tu cuerno de aceite, y ven, te enviaré a Isaí de Belén, porque de sus hijos me he provisto de rey”.


1. Los hijos deben estar preparados para ser consagrados. 1 S 16,1 “Dijo Jehová a Samuel: ¿Hasta cuándo llorarás a Saúl, habiéndolo yo desechado para que no reine sobre Israel? Llena tu cuerno de aceite, y ven, te enviaré a Isaí de Belén, porque de sus hijos me he provisto de rey”. Tal como hemos leído en el texto base, existe una regla para quienes han despreciado la consagración que dios les ha hecho. En todo, pareciera que cada quien va ocupando un lugar que alguien más ha dejado. Saúl menospreció por su desobediencia la consagración como rey de Israel. Saúl se sintió que era absoluto y que nadie le iba a decir como se iban a hacer las cosas. Por lo que Dios escogió a alguien más. El elegido era hijo de Isaí y aunque pasaron sus demás hermanos, David era el escogido porque Dios conoce los corazones.

2. Responsabilidad del que consagra. 1S 16,2-5 “dijo Samuel: ¿Cómo iré? Si Saúl lo supiera, me mataría. Jehová respondió: Toma contigo una becerra de la vacada, y di: A ofrecer sacrificio a Jehová he venido. 3Y llama a Isaí al sacrificio, y yo te enseñaré lo que has de hacer; y me ungirás al que yo te dijere. 4Hizo, pues, Samuel como le dijo Jehová; y luego que él llegó a Belén, los ancianos de la ciudad salieron a recibirle con miedo, y dijeron: ¿Es pacífica tu venida? 5El respondió: Sí, vengo a ofrecer sacrificio a Jehová; santificaos, y venid conmigo al sacrificio. Y santificando él a Isaí y a sus hijos, los llamó al sacrificio”.
Existe un problema entre quien persiste ostentar un liderazgo sin que le corresponda, ya sea que lo haya perdido o simplemente no era llamado y su ministerio está muerto espiritualmente, es estéril, no hay frutos. Cuando alguien se entera de su sustitución hay la posibilidad de que se molestia sea muy grande tal como Samuel lo determinaba, pero debía de ser obediente. La persona que consagra a alguien es un experto en sacrificios, sabe agradar a Dios y entonces es la persona calificada para tener la visión de Dios en su vida y realizar una consagración de parte de Dios. El sacrificio lo hará tanto el que consagra y desde luego el o los candidatos consagrado.

3. La disposición para ser consagrados deberá de ser de todos los hijos y Dios escogerá. 1 S 16,6-11 “Y aconteció que cuando ellos vinieron, él vio a Eliab, y dijo: De cierto delante de Jehová está su ungido. 7Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón. 8Entonces llamó Isaí a Abinadab, y lo hizo pasar delante de Samuel, el cual dijo: Tampoco a éste ha escogido Jehová. 9Hizo luego pasar Isaí a Sama. Y él dijo: Tampoco a éste ha elegido Jehová. 10E hizo pasar Isaí siete hijos suyos delante de Samuel; pero Samuel dijo a Isaí: Jehová no ha elegido a éstos. 11Entonces dijo Samuel a Isaí: ¿Son éstos todos tus hijos? Y él respondió: Queda aún el menor, que apacienta las ovejas. Y dijo Samuel a Isaí: Envía por él, porque no nos sentaremos a la mesa hasta que él venga aquí”
En la consagración no es el hombre quien escoge a quien a él le parece bien o no, esto le corresponde únicamente a Dios. En este caso con David, incluso no se podían sentar a la mesa para comer si no estaban presentes todos los hijos; en la Iglesia siempre deben estar todos presentes para participar de la comunión como hermanos.

4. En la consagración al ungir, viene el Espíritu Santo. 1 S 16,12-13 ”Envió, pues, por él, y le hizo entrar; y era rubio, hermoso de ojos, y de buen parecer. Entonces Jehová dijo: Levántate y úngelo, porque éste es. 13Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. Se levantó luego Samuel, y se volvió a Ramá”.
Tenemos que David también tenía buen parecer delante de los hombres, es decir, toda aquella persona que debe consagrarse debe ante los ojos de los hombres ser idónea, sólo lo que el hombre no puede ver es donde Dios verá. Al ser el escogido del Señor a partir de la unción vino el Espíritu Santo sobre él.

5. Una persona consagrada, debe poner cuidado de no descuidar su ministerio. 1S 16,14-15 “El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová. 15Y los criados de Saúl le dijeron: He aquí ahora, un espíritu malo de parte de Dios te atormenta”. El Espíritu Santo entró sobre David y se salió de Saúl, enviándole Dios un espíritu inmundo a su persona. Mismo que le atormentaba. Hoy en día, muchos ministerios están así, habiendo tenido la unción del Espíritu Santo, ahora lo que obra en ellos son demonios.

6. El o la consagrada, será bendición aún para quien sea desechado(a). Diga, pues, nuestro señor a tus siervos que están delante de ti, que busquen a alguno que sepa tocar el arpa, para que cuando esté sobre ti el espíritu malo de parte de Dios, él toque con su mano, y tengas alivio. 17Y Saúl respondió a sus criados: Buscadme, pues, ahora alguno que toque bien, y traédmelo. 18Entonces uno de los criados respondió diciendo: He aquí yo he visto a un hijo de Isaí de Belén, que sabe tocar, y es valiente y vigoroso y hombre de guerra, prudente en sus palabras, y hermoso, y Jehová está con él. 19Y Saúl envió mensajeros a Isaí, diciendo: Envíame a David tu hijo, el que está con las ovejas”.
Al llamar Dios a alguien, Dios se encargará de ponerlo en el lugar al que le ha llamado. La persona no necesita de recomendaciones de nadie para su consagración, esto es algo entre Dios, el que consagra y el/la consagrado(a).

7. El padre/madre espiritual y su ofrenda para presentar a su hijo(a). "Y tomó Isaí un asno cargado de pan, una vasija de vino y un cabrito, y lo envió a Saúl por medio de David su hijo. 21Y viniendo David a Saúl, estuvo delante de él; y él le amó mucho, y le hizo su paje de armas. 22Y Saúl envió a decir a Isaí: Yo te ruego que esté David conmigo, pues ha hallado gracia en mis ojos. 23Y cuando el espíritu malo de parte de Dios venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él”.

Un padre/madre debe estar orgulloso por su hijo(a) consagrado, en este caso d es el Pastor(a) y al presentarlo para que ejerza su ministerio ante Dios, presentará su ofrecimiento a través de la persona consagrada. Aquel rey desechado, amó mucho a David y le dio un lugar especial. Esto debe acontecer en el sano designio de Dios. Si alguien descuida su ministerio y lo pierde, debe amar a la persona que ocupe su lugar. Saúl posteriormente se levantó contra David y su final fue fatal.
LA CONSAGRACIÓN
Por Ernesto Jiménez Hernández
Tlahuelilpan Hgo., 21 Nov 2010

TEXTO BASE: Prov. 20:25 Lazo es al hombre hacer apresuradamente voto de consagración, Y después de hacerlo, reflexionar.
1. El Señor nos conoce.
Jn. 2:23 ¶ Estando en Jerusalén en la fiesta de la pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía.
Jn. 2:24 Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos,
Jn. 2:25 y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre.
2. La consagración se recibe del cielo.
Jn. 3:25 ¶ Entonces hubo discusión entre los discípulos de Juan y los judíos acerca de la purificación.
Jn. 3:26 Y vinieron a Juan y le dijeron: Rabí, mira que el que estaba contigo al otro lado del Jordán, de quien tú diste testimonio, bautiza, y todos vienen a él.
Jn. 3:27 Respondió Juan y dijo: No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo.
Jn. 4:1 ¶ Cuando, pues, el Señor entendió que los fariseos habían oído decir: Jesús hace y bautiza más discípulos que Juan
Jn. 4:2 (aunque Jesús no bautizaba, sino sus discípulos),
3. Dios no le dejará sin provisión.
Jn. 4:35 ¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega.
Jn. 4:36 Y el que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con el que siega.
4. Se requiere trabajo permanente.
Jn. 5:17 Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.
Jn. 5:18 Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios.
5. Debe ser enviado.
Jn. 5:43 Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis.
6. Cuidado con buscar reconocimiento y gloria humana.
Jn. 6:14 Aquellos hombres entonces, viendo la señal que Jesús había hecho, dijeron: Éste verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo.
Jn. 6:15 ¶ Pero entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerle rey, volvió a retirarse al monte él solo.
7. La clave para poner en práctica las obras de Dios.
Jn. 6:28 Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?
a) Creer
Jn. 6:29 Respondió Jesús y les dijo: Ésta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.
Jn. 6:30 Le dijeron entonces: ¿Qué señal, pues, haces tú, para que veamos, y te creamos? ¿Qué obra haces?
b) Comer el pan, la unidad incondicional en el Cuerpo de Cristo
Jn. 6:31 Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Pan del cielo les dio a comer.
Jn. 6:32 Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo.
Jn. 6:33 Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.
Jn. 6:34 Le dijeron: Señor, danos siempre este pan.
c) El vino, dispuestos a la muerte misma por el evangelio
Jn. 6:35 ¶ Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.
Jn. 6:55 Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.
Jn. 6:56 El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él.
Jn. 6:57 Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí.
Jn. 6:58 Éste es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; el que come de este pan, vivirá eternamente.
Jn. 6:59 Estas cosas dijo en la sinagoga, enseñando en Capernaum.
Jn. 6:60 ¶ Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír?
Jn. 6:61 Sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de esto, les dijo: ¿Esto os ofende?
UN CRISTIANO EN CRECIMIENTO
Por Ernesto Jiménez
14 de Noviembre de 2010

TEXTO BASE: Jn 7,38 “El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva”.
1. Ríos de agua viva en Juan
a) El que cree en Dios tiene al Espíritu Santo. Jn 7,38-39 “El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.f 39Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado”.

2. El Río de agua viva en Ezequiel
a) Las aguas vivas de Dios irán siempre en aumento. Ez 47,1-5 “Me hizo volver luego a la entrada de la casa; y he aquí aguas que salían de debajo del umbral de la casaa hacia el oriente; porque la fachada de la casa estaba al oriente, y las aguas descendían de debajo, hacia el lado derecho de la casa, al sur del altar. 2Y me sacó por el camino de la puerta del norte, y me hizo dar la vuelta por el camino exterior, fuera de la puerta, al camino de la que mira al oriente; y vi que las aguas salían del lado derecho.
3Y salió el varón hacia el oriente, llevando un cordel en su mano; y midió mil codos, y me hizo pasar por las aguas hasta los tobillos. 4Midió otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta las rodillas. Midió luego otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta los lomos. 5Midió otros mil, y era ya un río que yo no podía pasar, porque las aguas habían crecido de manera que el río no se podía pasar sino a nado”.
b) Las aguas darán vida a mucha gente. Ez 47,6-10 "Y me dijo: ¿Has visto, hijo de hombre?
Después me llevó, y me hizo volver por la ribera del río.7Y volviendo yo, vi que en la ribera del río había muchísimos árboles a uno y otro lado. 8Y me dijo: Estas aguas salen a la región del oriente, y descenderán al Arabá, y entrarán en el mar; y entradas en el mar, recibirán sanidad las aguas. 9Y toda alma viviente que nadare por dondequiera que entraren estos dos ríos, vivirá; y habrá muchísimos peces por haber entrado allá estas aguas, y recibirán sanidad; y vivirá todo lo que entrare en este río”.

3. El Río de agua en Apocalipsis
a) El Río que sale del trono de Dios y del Cordero. Ap 22,1 “Después me mostró un río limpio de agua de vida,a resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero”.
b) El Árbol de la vida sobre el Río. Ap 22,2 “En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida,b que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones”.
c) No habrá más maldición. Ap 22,3 ”Y no habrá más maldición;c y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, 4y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes”.
UNA PETICIÓN DE DIOS
Por Ernesto Jiménez
Tlahuelilpan Hgo., a 31 de octubre de 2010
TEXTO BASE: Miq 6,9 “La voz de Jehová clama a la ciudad; es sabio temer a tu nombre. Prestad atención al castigo, y a quien lo establece”.
1. La persona no se debe presentar delante de Dios a la ligera. Miq 6,6ª “¿Con qué me presentaré ante Jehová, y adoraré al Dios Altísimo?”
2. Presentarse como de costumbre. Miq 6,6b “¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año?”
3. Si pensamos dar aún lo que esté fuera de nuestro alcance. Miq 6,7a “¿Se agradará Jehová de millares de carneros, o de diez mil arroyos de aceite?”
4. Si se diera lo que más nos doliera. Miq 6,7b “¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma?”
5. Dios nos muestra lo bueno con una petición. Miq 6,8ª “Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti:”
a) Hacer justicia. Miq 6,8b “solamente hacer justicia”
b) Amar misericordia. Miq 6,8c “amar misericordia”
c) Humillación ante Dios. Miq 6,8d “humillarte ante tu Dios”
6. Dios nos da sabiduría. Miq 6,9 “La voz de Jehová clama a la ciudad; es sabio temer a tu nombre. Prestad atención al castigo, y a quien lo establece”.
UNA IGLESIA CONFIRMADA EN LA FE
Por Ernesto Jiménez Hernández
Tlahuelilpan Hgo.
24 de Octubre de 2010


TEXTO BASE: 1Ts 3,12 “el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros”.

1. La actitud de la Iglesia es notoria. 1Ts 3,2 “enviamos a Timoteo nuestro hermano, servidor de Dios y colaborador nuestro en el evangelio de Cristo, para confirmaros y exhortaros respecto a vuestra fe”.

2. No se inquieta por la tribulación. 1Ts 3,3-4 "a fin de que nadie se inquiete por estas tribulaciones; porque vosotros mismos sabéis que para esto estamos puestos. Porque también estando con vosotros, os predecíamos que íbamos a pasar tribulaciones, como ha acontecido y sabéis”.

3. No cae en tentación y el trabajo de sus dirigentes no es en vano. 1Ts 3,5 “Por lo cual también yo, no pudiendo soportar más, envié para informarme de vuestra fe, no sea que os hubiese tentado el tentador, y que nuestro trabajo resultase en vano”.

4. Llena de fe y amor. 1Ts 3,6 "Pero cuando Timoteo volvió de vosotros a nosotros, y nos dio buenas noticias de vuestra fe y amor, y que siempre nos recordáis con cariño, deseando vernos, como también nosotros a vosotros”.

5. Tiene una fe que consuela. 1Ts 3,7 “por ello, hermanos, en medio de toda nuestra necesidad y aflicción fuimos consolados de vosotros por medio de vuestra fe”.

6. La firmeza en El Señor da vida. 1Ts 3,8 "porque ahora vivimos, si vosotros estáis firmes en el Señor”.

7. No es fácil definir la grandeza de la fe de esa Iglesia. 1Ts 3,9-10 “Por lo cual, ¿qué acción de gracias podremos dar a Dios por vosotros, por todo el gozo con que nos gozamos a causa de vosotros delante de nuestro Dios, orando de noche y de día con gran insistencia, para que veamos vuestro rostro, y completemos lo que falte a vuestra fe?”
LA FORTALEZA DEL SEÑOR
Por Ernesto Jiménez
Tlahuelilpan Hgo. 17 de octubre de 2010

TEXTO BASE: Ex 15,2 Jehová es mi fortaleza y mi cántico, Y ha sido mi salvación. Éste es mi Dios, y lo alabaré; Dios de mi padre, y lo enalteceré.

1. Dios nos librará siempre. 2Sam. 22:1 ¶ Habló David a Jehová las palabras de este cántico, el día que Jehová le había librado de la mano de todos sus enemigos, y de la mano de Saúl.
2Sam. 22:2 Dijo: ¶ Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador;
2Sam. 22:3 Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y el fuerte de mi salvación, mi alto refugio; Salvador mío; de violencia me libraste.
2Sam. 22:4 Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado, Y seré salvo de mis enemigos.
2Sam. 22:5 Me rodearon ondas de muerte, Y torrentes de perversidad me atemorizaron.
2Sam. 22:6 Ligaduras del Seol me roderaron; Tendieron sobre mí lazos de muerte.
2Sam. 22:7 En mi angustia invoqué a Jehová, Y clamé a mi Dios; Él oyó mi voz desde su templo, Y mi clamor llegó a sus oídos.
2. Dios se apresura a socorrernos. Salm. 22:19 ¶ Mas tú, Jehová, no te alejes; Fortaleza mía, apresúrate a socorrerme.
Salm. 27:1 ¶ Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?
Salm. 27:2 ¶ Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron.
Salm. 27:3 Aunque un ejército acampe contra mí, No temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, Yo estaré confiado.
3. Nuestro ayudador. Salm. 28:7 Jehová es mi fortaleza y mi escudo; En él confió mi corazón, y fui ayudado, Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi cántico le alabaré.
4. Salvación. Salm. 31:2 Inclina a mí tu oído, líbrame pronto; Sé tú mi roca fuerte, y fortaleza para salvarme.
5. En rectitud. Salm. 92:15 Para anunciar que Jehová mi fortaleza es recto, Y que en él no hay injusticia.
6. En Perfección. Prov. 10:29 El camino de Jehová es fortaleza al perfecto; Pero es destrucción a los que hacen mal
EL COMPAÑERISMO CRISTIANO
Por Ernesto Jiménez
Tlahuelilpan Hgo., 10 de octubre de 2010

TEXTO BASE: Mal 3,16 Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre.

1. Deben entenderse. Gn 11,7 Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero.
a) En la medida del entendimiento con el compañero será con Dios. Éx. 33:11 Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo.
b) El entendimiento entre compañeros trae estrategia. Jue. 7:13 Cuando llegó Gedeón, he aquí que un hombre estaba contando a su compañero un sueño, diciendo: He aquí yo soñé un sueño: Veía un pan de cebada que rodaba hasta el campamento de Madián, y llegó a la tienda, y la golpeó de tal manera que cayó, y la trastornó de arriba abajo, y la tienda cayó.
Jue. 7:14 Y su compañero respondió y dijo: Esto no es otra cosa sino la espada de Gedeón hijo de Joás, varón de Israel. Dios ha entregado en sus manos a los madianitas con todo el campamento.
2. Los compañeros debe ser gente de trato. Rut 4:7 Había ya desde hacía tiempo esta costumbre en Israel tocante a la redención y al contrato, que para la confirmación de cualquier negocio, el uno se quitaba el zapato y lo daba a su compañero; y esto servía de testimonio en Israel.
3. El estar sin acuerdos entre compañeros, trae confusión. 1Sam. 14:20 Y juntando Saúl a todo el pueblo que con él estaba, llegaron hasta el lugar de la batalla; y he aquí que la espada de cada uno estaba vuelta contra su compañero, y había gran confusión.
4. Un compañero se entrega por los demás. Salm. 35:11 ¶ Se levantan testigos malvados; De lo que no sé me preguntan;
Salm. 35:12 Me devuelven mal por bien, Para afligir a mi alma.
Salm. 35:13 Pero yo, cuando ellos enfermaron, me vestí de cilicio; Afligí con ayuno mi alma, Y mi oración se volvía a mi seno.
Salm. 35:14 Como por mi compañero, como por mi hermano andaba; Como el que trae luto por madre, enlutado me humillaba.
Salm. 35:15 Pero ellos se alegraron en mi adversidad, y se juntaron; Se juntaron contra mí gentes despreciables, y yo no lo entendía; Me despedazaban sin descanso;
Salm. 35:16 Como lisonjeros, escarnecedores y truhanes, Crujieron contra mí sus dientes.
Salm. 35:17 ¶ Señor, ¿hasta cuándo verás esto? Rescata mi alma de sus destrucciones, mi vida de los leones.
Salm. 35:18 Te confesaré en grande congregación; Te alabaré entre numeroso pueblo.
Ejemplo: Esteban Hech. 7:54 ¶ Oyendo estas cosas, se enfurecían en sus corazones, y crujían los dientes contra él.
6. Si tu compañero peca contra ti, usa la regla bíblica.
Prov. 25:9 Trata tu causa con tu compañero, Y no descubras el secreto a otro,
Prov. 25:10 No sea que te deshonre el que lo oyere, Y tu infamia no pueda repararse.
Mat. 18:15 ¶ Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.
Mat. 18:16 Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra.
Mat. 18:17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.
Tito 3:10 Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo,
7. Un compañero es el que levanta. Ecl. 4:9 ¶ Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo.
Ecl. 4:10 Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante.
8. El mal compañero que abandona a su hermano, como abandonar a su esposa y a Dios.
Prov. 2:16 Serás librado de la mujer extraña, De la ajena que halaga con sus palabras,
Prov. 2:17 La cual abandona al compañero de su juventud, Y se olvida del pacto de su Dios.
Jer. 3:20 Pero como la esposa infiel abandona a su compañero, así prevaricasteis contra mí, oh casa de Israel, dice Jehová.
9. Cuando se pierde la relación con el compañero.
a) La consecuencia es la destrucción. Jer. 9:4 Guárdese cada uno de su compañero, y en ningún hermano tenga confianza; porque todo hermano engaña con falacia, y todo compañero anda calumniando.
Jer. 9:5 Y cada uno engaña a su compañero, y ninguno habla verdad; acostumbraron su lengua a hablar mentira, se ocupan de actuar perversamente.
Jer. 9:6 Su morada está en medio del engaño; por muy engañadores no quisieron conocerme, dice Jehová.
Jer. 9:7 ¶ Por tanto, así ha dicho Jehová de los ejércitos: He aquí que yo los refinaré y los probaré; porque ¿qué más he de hacer por la hija de mi pueblo?
Jer. 9:8 Saeta afilada es la lengua de ellos; engaño habla; con su boca dice paz a su amigo, y dentro de sí pone sus asechanzas.
Jer. 9:9 ¿No los he de castigar por estas cosas? dice Jehová. De tal nación, ¿no se vengará mi alma?
Jer. 9:10 ¶ Por los montes levantaré lloro y lamentación, y llanto por los pastizales del desierto; porque fueron desolados hasta no quedar quien pase, ni oírse bramido de ganado; desde las aves del cielo hasta las bestias de la tierra huyeron, y se fueron.
Jer. 9:11 Reduciré a Jerusalén a un montón de ruinas, morada de chacales; y convertiré las ciudades de Judá en desolación en que no quede morador.
b) Se esta a merced del enemigo Zac. 8:10 Porque antes de estos días no ha habido paga de hombre ni paga de bestia, ni hubo paz para el que salía ni para el que entraba, a causa del enemigo; y yo dejé a todos los hombres cada cual contra su compañero.
10. Compañeros en temor a Dios, serán salvos. Mal. 3:16 ¶ Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre.
11. Ejemplos de compañerismo.
a) Colaborador. 2Cor. 8:23 En cuanto a Tito, es mi compañero y colaborador para con vosotros; y en cuanto a nuestros hermanos, son mensajeros de las iglesias, y gloria de Cristo.
b) Compañero de milicia. Filip. 2:25 ¶ Mas tuve por necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano y colaborador y compañero de milicia, vuestro mensajero, y ministrador de mis necesidades; Filem. 1:2 y a la amada hermana Apia, y a Arquipo nuestro compañero de milicia, y a la iglesia que está en tu casa:
c) Compañero fiel. Filip. 4:3 Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida.
d) Compañero de prisiones. Col. 4:10 ¶ Aristarco, mi compañero de prisiones, os saluda, y Marcos el sobrino de Bernabé, acerca del cual habéis recibido mandamientos; si fuere a vosotros, recibidle;
Filem. 1:23 ¶ Te saludan Epafras, mi compañero de prisiones por Cristo Jesús,
11. Tener a alguien por compañero es algo muy grande.
Filem. 1:10 te ruego por mi hijo Onésimo, a quien engendré en mis prisiones,
Filem. 1:17 Así que, si me tienes por compañero, recíbele como a mí mismo.
LIDERAZGO QUE EDIFICA
Ernesto Jiménez Hernández
Tlahuelilpan Hgo., 3 Octubre de 2010

TEXTO BASE: 1Cr 28,9 “Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos. Si tú le buscares, lo hallarás; mas si lo dejares, él te desechará para siempre”.

1. Líderes reunidos. 1Cr 28,1 “Reunió David en Jerusalén a todos los principales de Israel, los jefes de las tribus, los jefes de las divisiones que servían al rey, los jefes de millares y de centenas, los administradores de toda la hacienda y posesión del rey y de sus hijos, y los oficiales y los más poderosos y valientes de sus hombres”.
2. Líderes para edificar. 1Cr 28,2 “Y levantándose el rey David, puesto en pie dijo: Oídme, hermanos míos, y pueblo mío. Yo tenía el propósito de edificar una casa en la cual reposara el arca del pacto de Jehová, y para el estrado de los pies de nuestro Dios; y había ya preparado todo para edificar”. 1Cr 28,6 “Y me ha dicho: Salomón tu hijo, él edificará mi casa y mis atrios; porque a éste he escogido por hijo, y yo le seré a él por padre”.
3. Líderes y pueblo por siempre. 1Cr 28,7-8 “Asimismo yo confirmaré su reino para siempre, si él se esforzare a poner por obra mis mandamientos y mis decretos, como en este día.a 8Ahora, pues, ante los ojos de todo Israel, congregación de Jehová, y en oídos de nuestro Dios, guardad e inquirid todos los preceptos de Jehová vuestro Dios, para que poseáis la buena tierra, y la dejéis en herencia a vuestros hijos después de vosotros perpetuamente”.
4. Perfil de un líder. 1Cr 28,9-10 “Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos. Si tú le buscares, lo hallarás; mas si lo dejares, él te desechará para siempre. 10Mira, pues, ahora, que Jehová te ha elegido para que edifiques casa para el santuario; esfuérzate, y hazla”.
a) Reconoce al Dios de tu padre.
b) Sírvele
c) Corazón perfecto
d) Animo voluntario
e) Corazones y pensamientos de Dios
f) Buscar a Dios, si lo dejas el te desechará para siempre
g) Eres elegido para edificar
h) Esfuerzo
i) Hechos

5. Dios pone en manos de los líderes el modelo de Su casa. 1Cr 28,11-12 “Y David dio a Salomón su hijo el plano del pórtico del templo y sus casas, sus tesorerías, sus aposentos, sus cámaras y la casa del propiciatorio. Asimismo el plano de todas las cosas que tenía en mente para los atrios de la casa de Jehová, para todas las cámaras alrededor, para las tesorerías de la casa de Dios, y para las tesorerías de las cosas santificadas”.
6. Los líderes reciben las instrucciones sobre los servidores. 1Cr 28,13 “También para los grupos de los sacerdotes y de los levitas, para toda la obra del ministerio de la casa de Jehová, y para todos los utensilios del ministerio de la casa de Jehová”.
7. Dios proveerá todo lo económico para la Obra. 1Cr 28,14-19 “Y dio oro en peso para las cosas de oro, para todos los utensilios de cada servicio, y plata en peso para todas las cosas de plata, para todos los utensilios de cada servicio. 15Oro en peso para los candeleros de oro, y para sus lámparas; en peso el oro para cada candelero y sus lámparas; y para los candeleros de plata, plata en peso para cada candelero y sus lámparas, conforme al servicio de cada candelero. 16Asimismo dio oro en peso para las mesas de la proposición, para cada mesa; del mismo modo plata para las mesas de plata. 17También oro puro para los garfios, para los lebrillos, para las copas y para las tazas de oro; para cada taza por peso; y para las tazas de plata, por peso para cada taza. 18Además, oro puro en peso para el altar del incienso, y para el carro de los querubines de oro, que con las alas extendidas cubrían el arca del pacto de Jehová. 19Todas estas cosas, dijo David, me fueron trazadas por la mano de Jehová, que me hizo entender todas las obras del diseño”.
8. Los líderes no estarán solos. 1Cr 28,20-21 “Dijo además David a Salomón su hijo: Anímate y esfuérzate, y manos a la obra; no temas, ni desmayes, porque Jehová Dios, mi Dios, estará contigo; él no te dejará ni te desamparará, hasta que acabes toda la obra para el servicio de la casa de Jehová. 21He aquí los grupos de los sacerdotes y de los levitas, para todo el ministerio de la casa de Dios, estarán contigo en toda la obra; asimismo todos los voluntarios e inteligentes para toda forma de servicio, y los príncipes, y todo el pueblo para ejecutar todas tus órdenes”.
UNA IGLESIA CON LÍDERES TIENE FUTURO
Por Ernesto Jiménez
Tlahuelilpan Hgo., a 26 de septiembre de 2010

TEXTO BASE: Éx. 18:21 Además escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez.
1. Pastores “todologos”. Éx. 18:13 ¶ Aconteció que al día siguiente se sentó Moisés a juzgar al pueblo; y el pueblo estuvo delante de Moisés desde la mañana hasta la tarde.
2. ¿Qué razones hay para trabajar solo? Éx. 18:14 Viendo el suegro de Moisés todo lo que él hacía con el pueblo, dijo: ¿Qué es esto que haces tú con el pueblo? ¿Por qué te sientas tú solo, y todo el pueblo está delante de ti desde la mañana hasta la tarde?
3. Pastores que sienten que solo ellos tienen relación con Dios. Éx. 18:15 Y Moisés respondió a su suegro: Porque el pueblo viene a mí para consultar a Dios. Éx. 18:16 Cuando tienen asuntos, vienen a mí; y yo juzgo entre el uno y el otro, y declaro las ordenanzas de Dios y sus leyes.
4. Un solo líder no está bien. Éx. 18:17 Entonces el suegro de Moisés le dijo: No está bien lo que haces.
5. Consecuencias de un solo liderazgo en la Iglesia. Éx. 18:18 Desfallecerás del todo, tú, y también este pueblo que está contigo; porque el trabajo es demasiado pesado para ti; no podrás hacerlo tú solo.
6. Los pastores cargan solos con la responsabilidad por no aceptar consejos. Éx. 18:19 Oye ahora mi voz; yo te aconsejaré, y Dios estará contigo. Está tú por el pueblo delante de Dios, y somete tú los asuntos a Dios.
7. Dos pasos para el éxito:
a) Enseñar al pueblo. Éx. 18:20 Y enseña a ellos las ordenanzas y las leyes, y muéstrales el camino por donde deben andar, y lo que han de hacer.
b) Escoger líderes. Éx. 18:21 Además escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez.
Éx. 18:22 Ellos juzgarán al pueblo en todo tiempo; y todo asunto grave lo traerán a ti, y ellos juzgarán todo asunto pequeño. Así aliviarás la carga de sobre ti, y la llevarán ellos contigo.
8. Nombrando líderes se sostendrá el pastorado y el pueblo estará en paz. Éx. 18:23 Si esto hicieres, y Dios te lo mandare, tú podrás sostenerte, y también todo este pueblo irá en paz a su lugar.
LA IGLESIA QUE ILUMINA EL MUNDO
Por Ernesto Jiménez
Tlahuelilpan Hgo., a 19 de septiembre de 2010

TEXTO BASE: Flp 2,15 “para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa,b en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo”.

1. Obediente. Flp 2,12a. "Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia”.

2. Ocupados en la salvación. Flp 2,12b. “ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor”.

3. Se debe querer y hacer. Flp 2,13 “porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”. Esta es la señal de que la persona cristiana está en comunión con Dios.

4. Sin murmuraciones ni contiendas. Flp 2,14 “Haced todo sin murmuraciones y contiendas”.

5. Una Iglesia resplandeciente. Flp 2,15 “para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa,b en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo”.

6. El conocimiento y la vivencia de la palabra es la medida. Flp 2,16 “asidos de la palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado”.

7. Tiene un pastorado en gozo. Flp 2,17 “Y aunque sea derramado en libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, me gozo y regocijo con todos vosotros”.

8. La Iglesia está en gozo también. Flp 2,18 “Y asimismo gozaos y regocijaos también vosotros conmigo”.
LOS (LAS) QUE PRESIDEN
Por Ernesto Jiménez
Tlahuelilpan Hgo., a 12 de septiembre de 2010

TEXTO BASE: 1Tes. 5:12 ¶ Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan;
Presidir (RAE): Tener el primer puesto o lugar más importante o de más autoridad en una asamblea, corporación, junta, tribunal, acto, empresa, etc.
1. Los asuntos del Señor. 2Crón. 19:11 Y he aquí, el sacerdote Amarías será el que os presida en todo asunto de Jehová, y Zebadías hijo de Ismael, príncipe de la casa de Judá, en todos los negocios del rey; también los levitas serán oficiales en presencia de vosotros. Esforzaos, pues, para hacerlo, y Jehová estará con el bueno.
2. Dios mismo preside. Salm. 29:10 ¶ Jehová preside en el diluvio, Y se sienta Jehová como rey para siempre.
3. Cómo presidir. Rom. 12:8 el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.
4. La actitud de la Iglesia para con los que les presiden. 1Tes. 5:12 ¶ Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan;
1Tes. 5:13 y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros.
1Tes. 5:14 También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos.
5. La Iglesia en general debe ser presidida. 1Rey. 8:16 Desde el día que saqué de Egipto a mi pueblo Israel, no he escogido ciudad de todas las tribus de Israel para edificar casa en la cual estuviese mi nombre, aunque escogí a David para que presidiese en mi pueblo Israel.
6. Cada ministerio debe ser presidido. 1Sam. 19:20 Entonces Saúl envió mensajeros para que trajeran a David, los cuales vieron una compañía de profetas que profetizaban, y a Samuel que estaba allí y los presidía. Y vino el Espíritu de Dios sobre los mensajeros de Saúl, y ellos también profetizaron.
7. Advertencia de hablar contra quien preside. Jer. 20:1 ¶ El sacerdote Pasur hijo de Imer, que presidía como príncipe en la casa de Jehová, oyó a Jeremías que profetizaba estas palabras.
Éx. 22:28 ¶ No injuriarás a los jueces, ni maldecirás al príncipe de tu pueblo.
Hech. 23:1 ¶ Entonces Pablo, mirando fijamente al concilio, dijo: Varones hermanos, yo con toda buena conciencia he vivido delante de Dios hasta el día de hoy.
Hech. 23:2 El sumo sacerdote Ananías ordenó entonces a los que estaban junto a él, que le golpeasen en la boca.
Hech. 23:3 Entonces Pablo le dijo: ¡Dios te golpeará a ti, pared blanqueada! ¿Estás tú sentado para juzgarme conforme a la ley, y quebrantando la ley me mandas golpear?
Hech. 23:4 Los que estaban presentes dijeron: ¿Al sumo sacerdote de Dios injurias?
Hech. 23:5 Pablo dijo: No sabía, hermanos, que era el sumo sacerdote; pues escrito está: No maldecirás a un príncipe de tu pueblo.
8. Los que presiden, juzgan los asuntos a su cargo. Is. 32:1 ¶ He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio.
Jue. 5:10 Vosotros los que cabalgáis en asnas blancas, Los que presidís en juicio, Y vosotros los que viajáis, hablad.
Jue. 5:11 Lejos del ruido de los arqueros, en los abrevaderos, Allí repetirán los triunfos de Jehová, Los triunfos de sus aldeas en Israel; Entonces marchará hacia las puertas el pueblo de Jeh
LA NECESIDAD DE OBREROS
Por Ernesto Jiménez
Tlahuelilpan Hgo. 29 de agosto de 2010

TEXTO BASE: Mt 9,37 “Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos".
Hoy existe una gran necesidad de que la gente que ha creído se involucre en el ejército de Dios. Cada creyente que ha recibido el mensaje y creído en las promesas de salvación es la persona que Dios ha elegido para que ejerza la milicia y enarbole el estandarte de Jesucristo. La necesidad de obreros ha sido siempre y hoy más, sabiendo que ese día se acerca, cuando Dios nos llame a Su presencia. Para cumplir el llamado que Dios nos ha hecho es necesario cumplir el modelo que nos ha enseñado nuestro Señor Jesucristo.
1. Recorrer todos los lugares. Mt 9,35a “Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas”. Es de esta manera que debe trabajar la Iglesia, llenando todos los lugares con la anunciación de la Palabra de Dios con sus diferentes estrategias.
2. Enseñando en todo lugar donde se pueda. Mt 9,35b “enseñando en las sinagogas de ellos”. Estrictamente en el texto habla que enseñaba en los lugares de reunión de la religión donde nació, el judaísmo en las sinagogas. Nosotros deberíamos hacer lo mismo.
3. Predicando. Mt 9,35c “predicando el evangelio del reino”. Uno de los aspectos de primera necesidad es el perder el miedo a hablar con la gente, con más razón en público, no hay otra manera. Si no sabemos hacerlo, hay que enseñarnos.
4. Sanando a la gente. Mt 9,35d “sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo”. En este aspecto es importante recalcar que la anunciación del Evangelio de Jesucristo debe estar acompañada por estas señales de sanidades donde se incluiría el aspecto de la liberación de demonios. Para ello estamos convocando a formar el equipo de liberación y sanidades, siendo quienes seamos los encargados de llevar a cabal cumplimiento esta enseñanza.
5. Compasión. Mt 9,36a ”al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas”. Es notable este aspecto, sentir la necesidad de los demás. Debemos hacer nuestra la situación que vive la demás gente que espera el anuncio de la Buena Nueva.
6. Confrontar el desamparo y la dispersión. Mt 9,36b “porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor”. Aquí nos encontramos con dos problemas: el desamparo, la gente que no tiene a quien recurrir realmente, de nada sirven sus creencias que no se centran en El Único Dios Verdadero, Ro 10,14 “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído?”. Por otra parte los dispersos, aquí entran incluso los que se supone que ya conocen el camino. En el tiempo del Señor Jesucristo, era la gente del pueblo judío pero por tanta situación que se daba dentro de su religión no estaban activos. En la actualidad vemos tanta dispersión y ahí está la necesidad de juntar el rebaño, el pueblo de Dios.
7. Pocos son los que se han interesado. Mt 9,37 “Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos”. Hay demasiado trabajo que realizar. Muchos se preguntarán si al no realizar el trabajo que venimos destacando serán salvos, está en duda. NO se puede decir que solamente haber recitado una oración y con asistir a reuniones como si se tratara de un rato de esparcimiento o de espectáculo ya se está cumpliendo la voluntad de Dios, recordemos lo que dice Mt 7,21 “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”. Ahí está la clave, quien no sigue las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo está fuera de la voluntad de Dios.
8. Comenzamos por rogar a Dios que envíe obreros. Mt 9,38 “Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies”. ¿Acaso al pedirle a Dios que envíe obreros no deberíamos decirle: "envía obreros porque yo ya estoy dispuesto o estoy trabajando"?
UNA IGLESIA EQUIPADA PARA EL FUTURO
Ernesto Jiménez Hernández
Tlahuelilpan Hgo., a 22 de agosto de 2010

1. El nivel de Iglesia
1Cor. 1:2 a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro:
1Cor. 1:3 Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.
1Cor. 1:4 ¶ Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús;
1Cor. 1:5 porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia;
1Cor. 1:6 así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros,
1Cor. 1:7 de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo;
1Cor. 1:8 el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo.
2. El llamado Principal
1Cor. 1:9 Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.
1Cor. 1:10 ¶ Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.
1Cor. 1:11 Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas.
1Cor. 1:12 Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.
1Cor. 1:13 ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?
1Cor. 1:14 Doy gracias a Dios de que a ninguno de vosotros he bautizado, sino a Crispo y a Gayo,
1Cor. 1:15 para que ninguno diga que fuisteis bautizados en mi nombre.
1Cor. 1:16 También bauticé a la familia de Estéfanas; de los demás, no sé si he bautizado a algún otro.
1Cor. 1:17 Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo.
3. Una Iglesia fundamentada en Cristo.
1Cor. 1:18 ¶ Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.
1Cor. 1:19 Pues está escrito: ¶ Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos.
1Cor. 1:20 ¶ ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?
1Cor. 1:21 Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.
1Cor. 1:22 Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría;
1Cor. 1:23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura;
1Cor. 1:24 mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.
4. Una Iglesia Escogida.
1Cor. 1:25 Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.
1Cor. 1:26 ¶ Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles;
1Cor. 1:27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;
1Cor. 1:28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,
1Cor. 1:29 a fin de que nadie se jacte en su presencia.
5. Agradecimiento a Dios por todo lo que hemos alcanzado.
1Cor. 1:30 Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención;
1Cor. 1:31 para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.
LA ENSEÑANZA
Por Ernesto Jiménez Hernández
Tlahuelilpan Hgo., 15 de agosto de 2010

Texto base: Pr 1,7 “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza”.
En la actualidad el hablar de enseñanza es algo que conlleva la necesidad de decidirse a recibir toda la sabiduría de Dios. La enseñanza hoy por hoy es el medio para que la gente conozca las áreas que le son necesarias para ser el o la creyente que hoy debe manifestarse al mundo entero. Veamos en este estudio los aspecto que la Biblia manifiesta sobre la enseñanza.
1. Como la lluvia. Deut. 32:2 “Goteará como la lluvia mi enseñanza; Destilará como el rocío mi razonamiento” Para el Deuteronomio la enseñanza de Dios será como la lluvia misma, entendamos que vendrá del cielo y cubrirá la tierra misma. Traerá vida con ella y saciará de sed al que de esas aguas tomare. Gloriosa comparación.
2. Es para los que temen a Dios. Pr 1,7. Tal como se menciona en el texto base solamente los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza. Insensatez de acuerdo al diccionario de la Real Academia significa Necedad, falta de sentido o de razón.
3. La enseñanza en los Proverbios. Prov. 4:1 ¶ Oíd, hijos, la enseñanza de un padre, Y estad atentos, para que conozcáis cordura.
Prov. 4:2 Porque os doy buena enseñanza; No desamparéis mi ley.
Prov. 6:20 Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, Y no dejes la enseñanza de tu madre;
Prov. 6:23 Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, Y camino de vida las reprensiones que te instruyen,
Prov. 8:10 Recibid mi enseñanza, y no plata; Y ciencia antes que el oro escogido.
Prov. 15:33 El temor de Jehová es enseñanza de sabiduría; Y a la honra precede la humildad.
Prov. 23:12 Aplica tu corazón a la enseñanza, Y tus oídos a las palabras de sabiduría.
Prov. 23:23 Compra la verdad, y no la vendas; La sabiduría, la enseñanza y la inteligencia.
Prov. 30:17 ¶ El ojo que escarnece a su padre Y menosprecia la enseñanza de la madre, Los cuervos de la cañada lo saquen, Y lo devoren los hijos del águila.
4. La enseñanza bíblica es atractiva aun para los más sabios. Hech. 17:19 “Y tomándole, le trajeron al Areópago, diciendo: ¿Podremos saber qué es esta nueva enseñanza de que hablas?”.
5. Es un don para quien la imparte. Rom. 12:7 “o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza”.
6. Es para tener esperanza. Rom. 15:4 “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza”.
7. El contenido es el modelo a seguir para la Iglesia. 2Tes. 3:6 ¶ “Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros”.
8. Es una actividad inherente e indispensable quienes sirven a Dios. 1Tim. 4:13 “Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza”. Tito 1:9 “retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen”. Tito 2:7 “presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad”.
JESUCRISTO Y EL SALMO 23
Por Ernesto Jiménez Hernández
Tlahuelilpan Hgo., a 25 de julio de 2010

1. Salm. 23:0 ¶ Salmo de David. Así como el cántico del Siervo Sufriente de Isaías Is 53. La vida, muerte y resurrección de Jesús se profetiza con alabanza. Entiéndase el Sacrificio mismo como alabanza a Dios.
2. Salm. 23:1 ¶ Jehová es mi pastor; nada me faltará. Mat. 9:36 Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Mar. 6:34 Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas.
En estos textos conocemos que Dios es nuestro Pastor y Jesucristo es Dios. Jesucristo tiene compasión, ampara, unifica y enseña.
3. Salm. 23:2 En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará.
Pastos: Jn. 10:9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. Mat. 14:19 Entonces mandó a la gente recostarse sobre la hierba; y tomando los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud.
Aguas: Mat. 8:26 Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza. Mar. 4:39 Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza. Luc. 8:24 Y vinieron a él y le despertaron, diciendo: ¡Maestro, Maestro, que perecemos! Despertando él, reprendió al viento y a las olas; y cesaron, y se hizo bonanza.
Bonanza (RAE): Tiempo tranquilo o sereno en el mar. Mar sosegado y sin agitación.
Mat. 3:16 Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.
Mat. 10:42 Y cualquiera que dé a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente, por cuanto es discípulo, de cierto os digo que no perderá su recompensa.
Jn. 2:9 Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo,
Jn. 4:10 Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva.
4. Salm. 23:3 Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
Sendas: Luc. 3:4 como está escrito en el libro de las palabras del profeta Isaías, que dice: ¶ Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor; Enderezad sus sendas.
Justicia: Mat. 5:6 ¶ Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
Mat. 5:10 ¶ Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
Mat. 5:20 Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.
Mat. 6:1 ¶ Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos.
Luc. 18:7 ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?
Luc. 18:8 Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?
Jn. 16:8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.
5. Salm. 23:4 ¶ Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
Mat. 26:38 Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo.
Luc. 24:20 y cómo le entregaron los principales sacerdotes y nuestros gobernantes a sentencia de muerte, y le crucificaron.
6. Salm. 23:5 Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.
Mesa: Mar. 14:18 Y cuando se sentaron a la mesa, mientras comían, dijo Jesús: De cierto os digo que uno de vosotros, que come conmigo, me va a entregar.
Mar. 16:14 ¶ Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado.
Unción: Luc. 3:22 y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.
Luc. 4:18 ¶ El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos;
Mat. 6:17 Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro,
Mat. 26:7 vino a él una mujer, con un vaso de alabastro de perfume de gran precio, y lo derramó sobre la cabeza de él, estando sentado a la mesa.
Mat. 26:8 Al ver esto, los discípulos se enojaron, diciendo: ¿Para qué este desperdicio?
Mat. 26:9 Porque esto podía haberse vendido a gran precio, y haberse dado a los pobres.
Mat. 26:10 Y entendiéndolo Jesús, les dijo: ¿Por qué molestáis a esta mujer? pues ha hecho conmigo una buena obra.
Mat. 26:11 Porque siempre tendréis pobres con vosotros, pero a mí no siempre me tendréis.
Mat. 26:12 Porque al derramar este perfume sobre mi cuerpo, lo ha hecho a fin de prepararme para la sepultura.
Mat. 26:13 De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que ésta ha hecho, para memoria de ella.
Copa: Luc. 22:17 Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y repartidlo entre vosotros;
Luc. 22:20 De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.
Luc. 22:42 diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.
Jn. 18:11 Jesús entonces dijo a Pedro: Mete tu espada en la vaina; la copa que el Padre me ha dado, ¿no la he de beber?
7. Salm. 23:6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días.
Bien: Mat. 5:43 ¶ Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo.
Mat. 5:44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;
Misericordia: Mar. 10:47 Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!
Mar. 10:48 Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí!
Luc. 1:50 Y su misericordia es de generación en generación A los que le temen.
Luc. 1:78 Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, Con que nos visitó desde lo alto la aurora,
Luc. 10:33 Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia;
Luc. 10:37 Él dijo: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo.
Luc. 15:20 Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.
NECESIDADES DE LA VIDA NUEVA
Por Ernesto Jiménez Hernández
Tlahuelilpan Hgo., a 19 de julio de 2010
TEXTO BASE: 1Ped. 2:10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.

1. Dejar la vida antigua. 1Ped. 2:1 ¶ Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones,
2. Alimento espiritual. 1Ped. 2:2 desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, 1Ped. 2:3 si es que habéis gustado la benignidad del Señor.
3. Edificación. 1Ped. 2:4 ¶ Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, 1Ped. 2:5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.
4. Vida de victoria y no de vergüenza. 1Ped. 2:6 Por lo cual también contiene la Escritura: ¶ He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado.
5. Valorar Quien es nuestro Dios y nosotros en Él. 1Ped. 2:7 Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen, ¶ La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo; 1Ped. 2:8 y: ¶ Piedra de tropiezo, y roca que hace caer, ¶ porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados. 1Ped. 2:9 ¶ Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 1Ped. 2:10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.
6. Abstenerse de los deseos carnales. 1Ped. 2:11 ¶ Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma, 1Ped. 2:12 manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras.
7. Sujeción a las autoridades. 1Ped. 2:13 ¶ Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, 1Ped. 2:14 ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. 1Ped. 2:15 Porque ésta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos; 1Ped. 2:16 como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios. 1Ped. 2:17 Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey.
8. Sujeción a los patrones laborales. 1Ped. 2:18 ¶ Criados, estad sujetos con todo respeto a vuestros amos; no solamente a los buenos y afables, sino también a los difíciles de soportar.
9. Disposición al sufrimiento. 1Ped. 2:19 Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente. 1Ped. 2:20 Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios. 1Ped. 2:21 Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; 1Ped. 2:22 el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; 1Ped. 2:23 quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente; 1Ped. 2:24 quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados. 1Ped. 2:25 Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas.
LA MULTIPLICACIÓN
Ernesto Jiménez
4 de julio de 2010

TEXTO BASE: Dt 7,13 “Y te amará, te bendecirá y te multiplicará, y bendecirá el fruto de tu vientre y el fruto de tu tierra, tu grano, tu mosto, tu aceite, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas, en la tierra que juró a tus padres que te daría”.

1. Multiplicación en gente. Ex 1,12 “Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían, de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel”. Hch 6,7 “Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe”.


2. Multiplicación financiera. 2Cr 24,27 “En cuanto a los hijos de Joás, y la multiplicación que hizo de las rentas, y la restauración de la casa de Jehová, he aquí está escrito en la historia del libro de los reyes. Y reinó en su lugar Amasías su hijo”. Job 31,25 “Si me alegré de que mis riquezas se multiplicasen, Y de que mi mano hallase mucho”. 2Co 9,10 “Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia”.

3. La Palabra de Dios. Hch 12,24 “Pero la palabra del Señor crecía y se multiplicaba”.

4. El conocimiento. 2P 1,2 “Gracia y paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús”.

5. Años de vida. Pr 4,10 “Oye, hijo mío, y recibe mis razones, Y se te multiplicarán años de vida”.

6. Gracia, paz, misericordia y amor. 1P 1,2 “elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas”. Jud 2 “Misericordia y paz y amor os sean multiplicados”.
LOS QUE TODO LO ALCANZAN
Ernesto Jiménez
27 de junio de 2010
Tlahuelilpan Hgo.

TEXTO BASE: Pr 13,4 “El alma del perezoso desea, y nada alcanza; Mas el alma de los diligentes será prosperada”.

El cristiano está llamado a alcanzar grandes cosas, sobre todo las promesas que Dios nos ha hecho. Es el tiempo de alcanzar y no desmayar. Tomar todos nuestros recursos para que invirtamos en el reino nuestra vida misma. La vida cristiana se va midiendo en los alcances que la persona vaya logrando. Veamos algunos aspectos a alcanzar como creyentes.
El alcanzar, el lograr cosas mayores a las que tenemos y estamos acostumbrados es algo que inunda al ser humano. Como cristianos, tenemos muchas cosas que alcanzar, veamos algunos ejemplos:
1. El Favor del Señor. Pr 8,35 “Porque el que me halle, hallará la vida, Y alcanzará el favor de Jehová”. Pr 12,2 “El bueno alcanzará favor de Jehová; Mas él condenará al hombre de malos pensamientos”.

2. La Misericordia del Señor. Pr 14,22 “¿No yerran los que piensan el mal? Misericordia y verdad alcanzarán los que piensan el bien”. Pr 28,13 El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia. Mt 5,7 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia”. Ro 11,30 “Pues como vosotros también en otro tiempo erais desobedientes a Dios, pero ahora habéis alcanzado misericordia por la desobediencia de ellos”. He 4,16 “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”. 1P 2,10 “vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia”.

3. El Consejo. Pr 20,5 “Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre; Mas el hombre entendido lo alcanzará”.

4. La purificación. Os 8,5 “Tu becerro, oh Samaria, te hizo alejarte; se encendió mi enojo contra ellos, hasta que no pudieron alcanzar purificación”.

5. La Justicia. Ro 9,30-31 “¿Qué, pues, diremos? Que los gentiles, que no iban tras la justicia, han alcanzado la justicia, es decir, la justicia que es por fe; mas Israel, que iba tras una ley de justicia, no la alcanzó”. 2P 1,1 “Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra:”


6. La Madurez. 1 Co 2,6 “Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen”. He 5,14 “pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal”.


7. Todas las riquezas de pleno entendimiento. Col 2,2 “para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo”.

8. La Salvación. 1 Ts 5,9 “Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo”. 1P 1,5 “que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero”.

9. Buen testimonio. He 11,2 “Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos”. He 11,4 Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella.
10. La Gracia de Dios. He 12,15 “Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados;
11. La Victoria. Ap 15,2 “Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios”.

12. Lo que se cree que no les alcanzará. Am 9,10 “A espada morirán todos los pecadores de mi pueblo, que dicen: No se acercará, ni nos alcanzará el mal”.

13. Los escogidos alcanzarán todas las promesas del Señor. Ro 11,7 “¿Qué pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los escogidos sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos;” He 6,15 (Abraham) “Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa”. He 11,33 “que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones”.

14. Qué hacer si no hemos alcanzado las promesas. Fil 3,13 “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante”. He 4,1 “Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado”. Stg 4,2 “Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís”.
LAS BENDICIONES DE LA RESTAURACIÓN
Por Ernesto Jiménez Hernández
Tlahuelilpan Hgo., a 30 de mayo de 2010

TEXTO BASE: Zac 8,3 “Así dice Jehová: Yo he restaurado a Sion, y moraré en medio de Jerusalén; y Jerusalén se llamará Ciudad de la Verdad, y el monte de Jehová de los ejércitos, Monte de Santidad”.
1. Dios ha restaurado su pueblo. Zac 8,3a. “Así dice Jehová: Yo he restaurado a Sion...”
El diccionario de la real academia de la lengua dice que RESTAURAR es: 1. tr. Recuperar o recobrar. 2. tr. Reparar, renovar o volver a poner algo en el estado o estimación que antes tenía. 3. tr. Reparar una pintura, escultura, edificio, etc., del deterioro que ha sufrido.
Se necesita primeramente una restauración como persona, hoy la persona necesita conocer y vivir el modelo de Dios para el ser humano. Cada persona debe reflexionar y poner su vida en manos de Dios y a través del conocimiento ir evaluando su manera de vivir a modo de agradar a Aquel que le ha creado.
En cuanto a la familia: Pareciera ser que el día de hoy existen muchas maneras de vislumbrar a la familia perfecta, pero los inconvenientes serán siempre el hecho de que una familia se considere que está haciendo lo correcto y estar distante de los principios que le dan forma a la familia que Dios ha instituido.
En cuanto a la Iglesia. Muchos hablan de la famosa restauración, el asunto es saber realmente si hay tal restauración, más bien se ha caído en otro desvío más. Hay una corriente conocida como la teología de la restauración, que no cumple con las expectativas bíblicas. Simplemente hay que establecer los parámetros bajo los cuales se debe fundamentar lo que hoy debería ser la Iglesia de Jesucristo.
2. Dios habitará en medio de Su pueblo. Zac 8,3b “y moraré en medio de Jerusalén...”
En vidas restauradas, son la morada donde Dios mismo podrá habitar. La promesa conlleva a anhelar verdaderamente tener la presencia de Dios en nuestras vidas, por lo cual es el tiempo de buscar que se cumpla esta promesa en nuestras vidas. Donde Dios habita existen las bendiciones más preciadas.
3. El pueblo demostrará que tiene la Verdad. Zac 8,3c “Jerusalén se llamará Ciudad de la Verdad...”
La gente que tiene su vida restaurada y a Dios habitando verdaderamente en medio de ellos, es entonces que habrá un reconocimiento por quienes les rodean de ser los portadores, de LA VERDAD, nótese que situación más especial, portadores de aquella preciada y única VERDAD. De manera central la Biblia nos enseña que El Señor Jesucristo es la Verdad. Reflexionemos, Jesús Es La Verdad, Es la Palabra encarnada, pero este texto nos llama a ser ahora nosotros el contenedor de esta Verdad, de Esta palabra y por sobre todas las cosas de El Espíritu de Cristo.
4. El pueblo será conocido por su santidad. Zac 8,3d “y el monte de Jehová de los ejércitos, Monte de Santidad”.
La manifestación que trae como consecuencia el tener acceso a alcanzar todas las posibilidades es la santidad, misma que se logra a través de la genuina conversión de las tinieblas a la luz admirable. Es tomar la decisión de que en la vida de cada creyente se destaque aquella calidad de santidad.
EL MINISTERIO DE LA INTERCESIÓN
Por Ernesto Jiménez
2 de Mayo de 2010
TEXTO BASE: Ez 22,30 “Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé”.
Hombre, entiéndase como el género humano, varones y hembras, Gn 1,27 “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”.
Ez 22,23-31
1. La tierra es lo que el pueblo del Señor determina que sea. Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, di a ella: Tú no eres tierra limpia, ni rociada con lluvia en el día del furor.
2. La tierra está llena de la falsedad de los “profetas”. Hay conjuración de sus profetas en medio de ella, como león rugiente que arrebata presa; devoraron almas, tomaron haciendas y honra, multiplicaron sus viudas en medio de ella.
3. Los sacerdotes, hoy somos toda la Iglesia. Sus sacerdotes violaron mi ley, y contaminaron mis santuarios; entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia, ni distinguieron entre inmundo y limpio; y de mis días de reposo apartaron sus ojos, y yo he sido profanado en medio de ellos.
4. Las religiones, denominaciones y sectas han destruido a la gente. Sus príncipes en medio de ella son como lobos que arrebatan presa, derramando sangre, para destruir las almas, para obtener ganancias injustas.
5. ¿Qué clase de mensaje se está dando?, más que con palabras, con los hechos. Y sus profetas recubrían con lodo suelto, profetizándoles vanidad y adivinándoles mentira, diciendo: Así ha dicho Jehová el Señor; y Jehová no había hablado.
6. La tierra está en caos total, la gente está perdida. El pueblo de la tierra usaba de opresión y cometía robo, al afligido y menesteroso hacía violencia, y al extranjero oprimía sin derecho.
7. ¿Qué hace la Iglesia ante esta situación? Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé.
8. Sin intercesores, serán condenados tanto la tierra y con más razón los que no intercedieron. Por tanto, derramé sobre ellos mi ira; con el ardor de mi ira los consumí; hice volver el camino de ellos sobre su propia cabeza, dice Jehová el Señor.
LA RELACIÓN CON DIOS
Por Ernesto Jiménez
Tlahuelilpan Hgo., 25 de abril de 2010

Texto base: 2Cor. 6:16 ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: ¶ Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo.

1. La relación de Dios para Su pueblo
a) Amor. Mal. 1:1 ¶ Profecía de la palabra de Jehová contra Israel, por medio de Malaquías.
Mal. 1:2 ¶ Yo os he amado, dice Jehová; y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob? dice Jehová. Y amé a Jacob,
Mal. 1:3 y a Esaú aborrecí, y convertí sus montes en desolación, y abandoné su heredad para los chacales del desierto.
Mal. 1:4 Cuando Edom dijere: Nos hemos empobrecido, pero volveremos a edificar lo arruinado; así ha dicho Jehová de los ejércitos: Ellos edificarán, y yo destruiré; y les llamarán territorio de impiedad, y pueblo contra el cual Jehová está indignado para siempre.
Mal. 1:5 Y vuestros ojos lo verán, y diréis: Sea Jehová engrandecido más allá de los límites de Israel.
b) Honra. Mal. 1:6ª. ¶ El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra?
c) Temor. Mal 1,6b. “y si soy señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis mi nombre.”
2. El ser humano y su desinterés.
a) ¿Acaso menosprecia a Dios? Mal 1,6c. “Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre?”
b) Se desprecia el alimento espiritual. Mal. 1:7 En que ofrecéis sobre mi altar pan inmundo. Y dijisteis: ¿En qué te hemos deshonrado? En que pensáis que la mesa de Jehová es despreciable.
c) Se ofrece lo peor para Dios. Mal. 1:8 Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos.
d) Es tiempo de rogar que Dios se agrade de nosotros. Mal. 1:9 Ahora, pues, orad por el favor de Dios, para que tenga piedad de nosotros. Pero ¿cómo podéis agradarle, si hacéis estas cosas? dice Jehová de los ejércitos.
c) Quien hace como que da, sirve o es ejemplo. Mal. 1:10 ¿Quién también hay de vosotros que cierre las puertas o alumbre mi altar de balde? Yo no tengo complacencia en vosotros, dice Jehová de los ejércitos, ni de vuestra mano aceptaré ofrenda.
3. Dios Es Digno de todo lo mejor. Mal. 1:11 Porque desde donde el sol nace hasta donde se pone, es grande mi nombre entre las naciones; y en todo lugar se ofrece a mi nombre incienso y ofrenda limpia, porque grande es mi nombre entre las naciones, dice Jehová de los ejércitos.
4. El comportamiento del pueblo de Dios.
a) De desprecio. Mal. 1:12 Y vosotros lo habéis profanado cuando decís: Inmunda es la mesa de Jehová, y cuando decís que su alimento es despreciable.
b) Fastidio. Mal. 1:13 Habéis además dicho: ¡Oh, qué fastidio es esto! y me despreciáis, dice Jehová de los ejércitos; y trajisteis lo hurtado, o cojo, o enfermo, y presentasteis ofrenda. ¿Aceptaré yo eso de vuestra mano? dice Jehová.
c) Gente engañadora. Mal. 1:14 Maldito el que engaña, el que teniendo machos en su rebaño, promete, y sacrifica a Jehová lo dañado. Porque yo soy Gran Rey, dice Jehová de los ejércitos, y mi nombre es temible entre las naciones.
EL PACTO CON DIOS
Por: Ernesto Jiménez
18 de abril de 2010

TEXTO BASE: Gál. 3:8 Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones.

1. ¿Somos de la fe? Gál. 3:9 De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham.
2. Nunca hemos vivido bajo la Ley, ni había acceso a nada, pero ahora en Cristo... Gál. 3:10 ¶ Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.
Gál. 3:11 Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá;
Gál. 3:12 y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas.
Gál. 3:13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero ),
Gál. 3:14 para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.
3. Un pacto con Dios no cambia, ni es inquebrantable. Gál. 3:15 ¶ Hermanos, hablo en términos humanos: Un pacto, aunque sea de hombre, una vez ratificado, nadie lo invalida, ni le añade.
4. La promesa de Dios será cumplida. Gál. 3:16 Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo.
Gál. 3:17 Esto, pues, digo: El pacto previamente ratificado por Dios para con Cristo, la ley que vino cuatrocientos treinta años después, no lo abroga, para invalidar la promesa.
Gál. 3:18 Porque si la herencia es por la ley, ya no es por la promesa; pero Dios la concedió a Abraham mediante la promesa.
5. El ser creyente contempla lo completo en Dios. Gál. 3:19 ¶ Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador.
Gál. 3:20 Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno.
Gál. 3:21 ¶ ¿Luego la ley es contraria a las promesas de Dios? En ninguna manera; porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley.
Gál. 3:22 Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes.
Gál. 3:23 ¶ Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada.
6. La bendición de ser gentiles creyentes. Gál. 3:24 De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.
Gál. 3:25 Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo,
Gál. 3:26 pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús;
Gál. 3:27 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.
Gál. 3:28 Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.
7. Herederos de la promesa de Dios. Gál. 3:29 Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.
 
Escríbenos.
Para solicitar más estudios.